viernes, 15 de enero de 2010

SUERTE

Hace dos días me disponía a actualizar el blog hablando de polvos minerales cuando vi en las noticias lo que había ocurrido en Tahití. De repente se me quitaron las ganas de pensar en maquillaje.
Y lo cierto es que llevaba un día bastante pésimo: en la oficina nada me salía a derechas, había discutido con mi padre y para colmo llovía y me había dejado el paragüas en casa. Pero hay veces que tienes que pararte a pensar la suerte que tienes. No hablo de sonreir si se te rompe la plancha del pelo o de que se te pierdan las llaves y te tomes una copa de vino para celebrarlo. Me refiero a, cuando te sientas fatal, cuando tengas problemas con el trabajo, o pierdas el trabajo, cuando te enfades con tu novio o cuando te cueste pagar la hipoteca, piensa en un motivo para sentirte agradecido. De verdad es una buena terapia.
A veces, estando con mis amigos, alguien ha dicho:
- ¡Quita las noticias, que todo son calamidades!
Pero creo que también es bueno no mantenerse al margen para saber lo que nos rodea. El sólo hecho de poder tener este ordenador ya me hace sentirme muy afortunada. Y lo que había ahorrado en este mes con mis propósitos de no gastar en maquillaje lo he donado a Unicef para Tahití. No os vayáis a pensar que tiene algún mérito, porque no es así, pero si puedo aportar un granito de arena...
Y vosotros, ¿qué hacéis aún mirando la pantalla? ¡salid a tomad un café con vuestros amigos! Yo voy a hacerlo ahora mismo.
Besos.

4 comentarios:

  1. Noelia, la verdad que lo que has escrito es todo cierto!! a veces no pensamos en lo afortunados que somos, en muchos casos...

    ResponderEliminar
  2. Pues si que es cariño...
    que tengas un buen finde!!

    ResponderEliminar
  3. Eres un cielo....estoy completamente de acuerdo contigo!!

    ResponderEliminar
  4. No había visto el comentario... ¡gracias Ana!

    ResponderEliminar