domingo, 21 de agosto de 2011

PARA NIÑOS

El otro día iba a comprar una ropita para Carmen cuando vi unos pantalones de color rosa de niña en Mayoral.

-Ay, mira, yo buscaba unos vaqueros así, de este color rosa, pero no los encuentro, que pena que estos sean para niños -le digo a la dependienta,
- Chica, pues yo me pongo la ropa para las de 12 años, prueba a ver... -me contesta la chica, delgadísima ella.

Me fijo en que la dependienta es de mi altura, metro sesenta, y miro la talla de los pantalones: para 14 años, 1,57 de altura, pone. Yo ni de broma tengo el cuerpo tan fino.


- Ummmmmmmm, no sé, para mi que voy a hacer el ridículo...

Y la chica me pone el pantalón en la mano y me empuja al probador. Os prometo que me los metí sudando. ¿Habéis visto el episodio de Friends en el que Ross intenta meterse unos pantalones de cuero de 3 tallas menos?


Pues eso, pero me entraron al final, y me gustaba tanto el color que ¡me los llevé!


este color es más real, es un rosa que me encanta


Lo bueno es que los pantalones ensanchan con el uso y ahora me vienen perfectos. Lo malo es que ahora, cuando voy a comprar algún trajecito para Carmen, miro culpablemente la ropa de niñas para mi. Y esto fue lo último que vi en Kiddy's Class el viernes pasado. Hace un poco calor para pensar en chalecos de pelo, pero ¡es perfecto por 22,95€!

Que peligro...


miércoles, 17 de agosto de 2011

NOCHES DE VERANO

Es miércoles por la noche y por fin un rato libre. Carmen está durmiendo ,cosa rara, y yo estoy sola en mi escritorio, como muchos días de la semana, porque el cari está trabajando fuera desde hace varios meses. Lo echo de menos (cari, no es por quedar bien, ya lo sabes).

¿Creéis que hacen algo bueno en la televisión? Pues no. Los martes suelo ver Españoles por el mundo, pero el resto de días prefiero leer o ponerme reposiciones de series chorras -sí, me encanta ver Los Serrano, Resines es estupendo.


Esto es Will & Grace, no hace falta pensar mucho viéndola. Perfecto.

Ahora estoy leyendo "La inutilidad del sufriemiento". No es que yo sufra mucho, intento ser positiva al 100% y me considero una persona muy feliz, pero hay aspectos en mi vida -como el trabajo -que todavía no controlo, me crea estrés emocional, así que buscaba un libro que me llenara de energía positiva. Y objetivo conseguido, porque de momento, el libro es un soplo de aire fresco.


 Por lo demás, estoy intentando hacerme con piezas para crear mi propia bisutería. Todo viene porque me gustaban los diseños que hacía una chica americana, pero el precio era alto para mi bolsillo, así que investigué en la red y he descubierto cuentas y colgantes maravillosos para hacer collares. Ya os contaré.

Y nada, aquí me quedo con mi vasito de zumo de pera que me ha sobrado de la merienda de la ratita. Que paséis buenas noches.


jueves, 4 de agosto de 2011

Hola chic@s, ¿cómo va eso? He estado perdida todo este tiempo pero tengo excusa: mi cuenta de Google no me reconocía y no encontraba la manera de poder escribir, ni aquí ni en otros blogs.

Y ahora que ya estoy por aquí otra vez, mmmmm, ¡tengo la mente en blanco! no sé muy bien qué contaros. El caso es que hoy ha sido uno de los pocos días en los que he tenido la tarde libre y he aprovechado para hacer una visita a unos amigos, que por cierto tienen un chalet de lo más majo.

Sí, soy de esas madres tan jetas que dejan que otros disfruten de su bebé mientras ellas descansan...


He estado pensando esta mañana lo diferente que está siendo este verano con respecto al anterior. Lo cierto es que en agosto del año pasado tenía unas angustias tremendas porque estaba embarazada de muy poco y prácticamente sólo recuerdo eso, pero han cambiado muchas cosas:
  • Prácticamente no pisamos la playa, o vamos a las 8 de la tarde con protección 50 para que no se nos queme la ratita. Sí, somos un poco paranoicos con el sol.
  • Sólo veo la tele un rato al mediodía, aprovechando que hacen Friends y Carmen duerme. Nunca me canso de Friends, hay episodios que debo haberlos visto unas 4 veces...
  • Me duermo sobre la una de la mañana, cuando normalmente a las 11 ya estaba roque en el sofá. Carmen no se duerme hasta las 12, aggggggggggggg.
  • No cenamos en la terracita: a mi me da igual que me piquen los mosquitos, pero con la peque no me fío, son como aviones.
  • Nunca he tardado tanto en salir de casa con el arsenal de utensilios: biberón, agua en el termo, pañales, leche, babero, toallitas, calcetines, crema, mordedor, chupete....
En resumen, cuando tienes un bebé, tu vida gira en torno a la nueva personita, tu tiempo de decicación personal a tí misma se reduce a un ¿20%?, pero una sonrisa de la criaturita vale más que todo el tiempo del mundo.

Espero que estéis pasando buen verano =)